960x300_lg-titan-airconditionor

Los equipos de aire acondicionado portátil pueden parecer una buena solución para viviendas de alquiler o en zonas donde los días de calor son escasos, veamos como funcionan y porqué el resultado que dan es poco satisfactorio la mayoría de las veces.

El equipo interior toma aire de la habitación, lo enfría y lo devuelve al local, como consecuencia de ello, la unidad exterior “calienta el aire de la calle”. Este sería el funcionamiento explicado “para todos los públicos”.

En el caso de los equipos de aire acondicionado portátil las dos unidades (interior y exterior) estarían en un mismo aparato, aunque existen algunas variantes:

  1. Con un solo tubo de evacuación de aire de condensación.
  2. Con un tubo de evacuación y otro de toma de aire de condensación.
  3. Con unidad de exterior.

Lo más habitual es encontrarnos con equipos con un solo tubo donde la publicidad nos dice que podemos utilizarlo en habitaciones de X m2. Increíblemente esta máquina es valida  para climatizar estancias de esta superficie independientemente de si están en Groenlandia o en el Sahara, si es una sala de reuniones con 10 personas o un dormitorio de una, o si tiene ventanas o no. Es conveniente no fiarse mucho de este dato, sería más real la potencia térmica que ofrece el equipo.

 

¿Cómo funciona un equipo de aire acondicionado portátil?

El funcionamiento del ciclo equivalente a la unidad interior (mural) sería tomando aire por la rejilla trasera, enfriándolo y volviéndolo a impulsar al ambiente.

El funcionamiento del ciclo equivalente a la unidad de exterior sería tomando aire por la misma rejilla que anteriormente, calentándolo y enviándolo a la calle.

¿Por qué los equipos de aire acondicionado portátil suelen ser insatisfactorios?

El equipo toma aire de dentro de la habitación y lo envía a la calle para condensar, por lo tanto está extrayendo aire del local permanentemente. En las unidades exteriores de aire acondicionado no sucede esto ya que el aire lo toma de la calle y lo devuelve a la calle, no utilizando en ningún caso el aire interior.

Esto nos lleva a que una parte del aire que hemos enfriado salga de esta forma del local, siendo remplazado con aire procedente de las habitaciones adyacentes o incluso del exterior a través de rendijas, etc…

Si nos paramos a ver las características de uno de estos aparatos de aire acondicionado portátil (no vamos a decir marcas), vemos que el caudal de aire que mueve en el ciclo interior es de 300m3/h y en el exterior 430m3/h, por lo tanto estamos extrayendo más aire que el que enfriamos.

Este es el motivo de que la gente diga habitualmente que sólo nota frío si se pone delante del equipo, realmente la máquina de aire acondicionado portátil sí enfría, pero el aire que ha enfriado termina en la calle rápidamente.

Para más “inri”, ya que este tipo de máquinas suele situarse en el suelo, el aire que extraemos es de la parte baja de la habitación que es justo donde se encuentra el aire más fresco que con este sistema estamos echando fuera. Si colocásemos el equipo de aire acondicionado portátil en altura, posiblemente tendríamos un funcionamiento algo más satisfactorio.