piscina2

La piscina por razones de higiene, de estética, de ecología y económicas debe ser cuidada durante todo el año. Pensar que no hay que hacer nada después del verano hasta el verano siguiente puede ser una solución cómoda pero demasiado cara y peligrosa. Dejar estropear el agua por falta de cuidado puede ser razón de putrefacción del agua, con el consiguiente crecimiento de insectos (principalmente mosquitos), producción de malos olores, paredes del vaso sucias así como en las conducciones, filtro y motor. Hay que recordar que tener parado el motor un tiempo puede ser causa de deterioro. Y finalmente sino pudo aprovechar el agua, a parte de un coste importante es una medida de falta de solidaridad con un bien escaso como es el agua.

Las piscinas no se cuidan solas. Es necesario que alguien esté por ellas. A pesar que hoy en día existen gran número de automatismos y sistemas para aligerar el trabajo, siempre es necesaria la presencia humana para el último control. Para que sea más fácil saber que tareas hay que realizar, Hermanos Blanco os ha preparado un breve listado de tareas para realizar. Desde Hermanos Blanco podemos asesoraros y ayudaros con el mantenimiento integral de vuestra piscina. La piscina por las condiciones meteorológicas se verá afectada significativamente. Por esta razón es conveniente que en cada periodo estacional tengamos en cuenta aquellas condiciones que perjudican el estado perfecto del agua.

Controles y actuaciones a realizar en plena temporada

1.- Control del pH y cloro. 1 o 2 veces por semana

2.- Control del nivel del agua, añadir agua en caso de estar por debajo.

3.- Limpieza del cestos los esquimers

4.- Limpieza del fondo. En el caso de disponer de robot limpia fondos vaciar las bolsas de recolección de suciedad.

5.- Cepillar zonas verdosas si hay.

6.-Comprobar el nivel de presión del filtro, y hacer limpieza de la carga filtrante si es necesario

7.- Vaciar los cesta del prefiltro del motor

8.- Comprobar que las dosificadoras de producto disponen de producto químico

9.- Comprobar que disponemos de producto químico para hacer una correcta tratamiento del agua

10.- Comprobar que el movimiento del agua de salida a la piscina tiene fuerza.