El tratamiento de choque para la piscina se suele realizar cuando comienza la temporada de baño, si eres propietario de una piscina debes tener claro lo importante que es mantener el agua limpia, tanto por el ahorro en productos y medidas para recuperar el agua, como por los problemas de salud que podemos evitar a nuestros familiares y amigos.

El objetivo es conseguir un agua limpia y cristalina, libre de contaminantes, ahora bien si no tienes claro cuándo hacer un tratamiento de choque para piscina, desde Hermanos Blanco te vamos a dar algunas recomendaciones, a través de ocho señales que te puede dar tu piscina:

1. Tienes niños en casa y esos niños, como es habitual, ¿tienen primos y amigos?. Si todos ellos usan la piscina con frecuencia o a diario durante los meses de verano, quizás sea conveniente realizar un tratamiento de choque cada semana.

2. Si tienes perros o alguna otra mascota que también disfruta refrescándose en la piscina con o sin permiso, sería conveniente dar un tratamiento de choque de vez en cuando, del mismo modo que las personas contaminamos la piscina con sudor, cremas, desodorantes, etc. la mascota, en este caso un perro, puede contaminar la piscina mucho más, ten en cuenta que no se pensará dos veces si debe orinar o no en el agua o si debe darse una ducha antes de entrar.
3. Si hace mucho calor lo normal es transpirar, el problema es que el sudor libera nitrógeno, y el nitrógeno cuando se combina con el cloro da lugar a cloraminas, unas sustancias que no se filtran y debemos oxidar con producto químico.

Esto afecta a todos los puntos anteriores, porque tanto los adultos, como los niños y las mascotas transpiran, especialmente si han estado jugando y hace bastante calor.

4. En caso de duda con el punto anterior, deberías saber que cuando la piscina huele fuerte a cloro y tu no te has pasado con las dosis, el olor se puede deber a las cloraminas, que como hemos comentado se forman al combinar el cloro con nitrógeno, por tanto la piscina te está pidiendo un tratamiento de choque para acabar con las cloraminas.

5. Las irritaciones pueden ser otra señal, si nuevamente llevas bien los niveles de producto químico, pero aún así tras el baño sentís los ojos y las fosas nasales irritadas, es probable que las cloraminas una vez más estén campando a sus anchas.

6. Cuando la piscina tiene algas a pesar de mostrar unos buenos niveles de cloro, debes saber que algunas algas pueden resistir el nivel normal de cloro de tu piscina (de 2 a 4 ppm de cloro libre), sin embargo podemos acabar con ellas mediante un tratamiento de choque (entre 10 y 11 ppm).

7. Si se dan uno de esos raros días de tormenta durante los meses de verano, es más que recomendable realizar un tratamiento de choque ya que no sabemos cuanta materia orgánica, bacterias y contaminación trajo a tu piscina, tanto desde las nubes como desde los árboles y todo el perímetro de la piscina.

8. Por último, si haces un test al agua y es evidente que necesita un tratamiento de choque, no lo dudes, es importante medir los niveles de cloro libre y cloro total. Para ello debemos emplear aquellos test que incluyen tabletas DPD, un compuesto químico que permite conocer estos dos valores y así determinar cuánto producto necesita nuestro tratamiento de choque.

Desde Hermanos Blanco queremos que disfrutes al máximo de tu piscina, por ello no dudes en contactar con nosotros y te asesoraremos y ayudaremos manteniendo tu piscina en condiciones óptimas